Balón Intragástrico – Vivir Con Uno

Escrito Por Leo Cruz en Cirugía Para Adelgazar y Etiquetas: | 18 de septiembre del 2013
Después de someternos a la operación del balón intragástrico veremos como nos afecta

Después de ver anteriormente como funciona la operación del balón gástrico, conocido también como balón intragástrico, vamos a ver como nos afecta en la vida y las consecuencia de llevar todos esos meses un balón intragástrico dentro de nosotros.

La vida con un balón intragástrico

El cambio de vida más importante que vamos a experimentar es respecto a nuestra forma de comer, nuestra dieta, y nuestro apetito. Aunque comamos bastante menos, o mejor dicho, muchísimo menos que antes de someternos a la operación del balón intragástrico, nos sentiremos llenos y saciados con mucha facilidad.

Una ventaja importante es que, a diferencias de otras cirugías, como el bypass, aquí no nos prohibirán ciertos alimentos. Los que conozcan la operación de bypass gástricosabrán que los primeros meses sólo se permite tomar sopas y purés y aun así, en esos primeros días casi toda la comida sienta mal. Tampoco está permitido comer alimentos con muchas grasas, así como ciertos productos lácteos.

Balón Intragástrico

Balón Intragástrico

Con el balón intragástrico podemos comer todos los alimentos que queramos ya que, realmente no hemos modificado nada en nuestro estómago salvo añadirle un “hueco” para llenarnos antes. La única diferencia con nuestra vida anterior es que comeremos porciones más pequeñas a las acostumbradas.

Gracias a esto, poco a poco aprenderemos a comer mejor y nos daremos cuenta de que no era necesario comer tanto como solíamos. Después nuestro dietista nos dará un programa a seguir cuando terminemos de usar el balón intragástrico.

Desventajas del Balón Intragástrico

Aunque no suele tener efectos secundarios si es verdad que pueden ocurrir un par de problemas. Uno es sentir náuseas y vómitos si tenemos un cuerpo delicado que nota extraño el balón dentro de nosotros, simplemente con el tiempo se pasará.

El otro problema, que tiene la misma consecuencia de náuseas es cuando, al principio, aún no controlamos lo que podemos comer, y podemos pecar de darnos un atracón, simplemente porque nuestro organismo aún no ha asimilado el balón intragástrico y no ha mandado las señales al cerebro de saciedad.

Evidentemente esto puede ser común al principio, pero en cuanto el cuerpo se acostumbre nos sentiremos llenos cada vez con más facilidad.

Después del balón intragástrico

Normalmente se pierde el 35% de exceso de masa corporal con el uso del balón intragástrico en aproximadamente 6 meses. Por compararlo con otras operaciones para adelgazar, con la cirugía de banda gástrica se pierde el 50% y a través del bypass un excelente 65%.

Una vez retirado el balón intragástrico, el estómago vuelve a la normalidad. Los especialistas creen que aún se puede seguir perdiendo peso una vez sacado el balón, ya que los cambios de hábitos que hemos experimentado estos meses nos creará una consciencia de como comer y nuestro cuerpo ha aprendido a funcionar con muchísimas menos calorías.

Así seguiremos comiendo menos, habremos aprendido por una vez a comer y podremos seguir las dietas con más facilidad.

El coste del balón es de aproximadamente 3.000 euros, sin duda la operación para adelgazar más barata que hay.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...